ANÁLISIS | WILLIAMS SHAKESPEARE

ALFONSO VÁZQUEZ

La editorial Cátedra acaba de publicar una edición en inglés y español del Sueño de una noche de verano, la famosa obra de Shakespeare, que ha estado a cargo del Instituto Shakespeare y dirigida por Manuel Ángel Conejero-Tomás.

Como viene siendo la buena costumbre de Cátedra, cuenta con una introducción muy completa que informa al lector sobre esta obra, una de las pocas nacidas del genio de Shakespeare que no está basada en texto anterior alguno.

El bardo bebe, eso sí, en las copiosas fuentes de la mitología y la Grecia clásica para ofrecernos un callado combate amoroso entre el rey y la reina de las Hadas, que tienen como víctimas propiciatorias a los enamoradizos mortales.

El lector tiene la posibilidad de saborear la edición en inglés y disfrutar de la traducción española, aunque puestos a poner una pega, no se explica que cuando Shakespeare, por boca de Helena, habla claramente de «our sex» («nuestro sexo», en referencia al sexo femenino), el traductor opte por traducir como «nuestro género», siendo el «género» en español, el gramatical o lo que se vende en las tiendas, pero nunca el sexo.

Una objeción que no empaña el buen trabajo de esta edición y de esta obra maestra de la literatura, un verdadero canto al amor y a la alegría con personajes inolvidables como ese embrujado mortal, enamorado de la reina Titania, al que por un sortilegio le ha nacido una cabeza de asno o el malévolo duendecillo Puck, auténtico artífice de esta comedia de enredos, una tradición, por cierto, ya muy asentada en el teatro de Grecia y Roma, sin olvidar el teatro dentro del teatro. Unos ingredientes que Shakespeare convierte en una de sus mejores creaciones.


FICHA
Sueño de una noche de verano
WILLIAMS SHAKESPEARE
CÁTEDRA
10,80 €

Sueño de una noche de verano es una de las creaciones más personales de William Shakespeare. En el singular bosque del dramaturgo, siguiendo el modelo de las pastorales desde Sannazaro hasta Spencer, los elementos son los aprendidos de esas fuentes: alejamiento de la sociedad y adopción de un disfraz y de una existencia rústica, hasta que el equilibrio y la justicia sean restablecidos. Pero los amantes del Sueño de una noche de verano pierden su identidad sexual; están sometidos a una especie de disfraz colectivo en el que nadie es el que era.

Share and Enjoy:
  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Google Bookmarks
  • RSS
  • Print
  • Digg

Artículos relacionados

Comente esta noticia

Aún no ha comentado nadie esta noticia. Sea el primero en hacerlo!

Comentarios a esta entrada no permitidos