ENSAYO |
El escritor y periodista César González Ruano. Archivo ABC

El escritor y periodista César González Ruano. Archivo ABC

JAVIER GARCÍA RECIO

Antes que su extraordinario París-Modiano, de la ocupación a Mayo del 68 en el que el historiador Fernando Castillo saca a la luz toda la coreografía de personajes deleznables que Modiano dibuja en sus novelas, y que sacaron tajada, y mucha de su colaboración con los verdugos nazis en el París ocupado, Castillo puso su lupa y su bisturí quirúrgico sobre cuatro personajes, dos franceses y dos españoles, que aprovecharon la impunidad y la oscuridad que los alemanes impusieron en el París del que eran dueños y señores para sacar su lado más canalla, su cara más ruin y miserable, dado que el escenario lo permitía, y arruinar las vidas de decenas de judíos, de republicanos españoles y extranjeros a cambio de jugar a la ruleta de la vida en la misma mesa de los alemanes y ganar los premios de segundo orden que estos no querían.

El libro es Noche y niebla en el París ocupado, con el elocuente subtítulo de traficantes espías y mercado negro. Supone una rigurosa aproximación histórica a la vida de cuatro personajes que tuvieron una actuación deleznable en aquel París. Son las vidas cruzadas de César González Ruano, periodista y escritor; Pedro Urraca, policía en la embajada española en París; Albert Modiano, padre del escritor premio Nobel Patrick Modiano y André Gabisón, judío y mafioso al servicio de los alemanes y de su bolsillo.

El libro es una joya y una apuesta decidida por el trabajo riguroso de la editorial Fórcola, que de manera independiente y atrevida arriesga con trabajos editoriales de primer nivel.

Nos detendremos especialmente en el estudio que Castillo realiza de González Ruano y del policía Pedro Urraca.

Ruano, que debía su buen nombre en España a su trabajo como columnista en ABC, abandonó sorpresivamente su corresponsalía en Berlín y se mudó a París en 1940, donde vivía de manera lujosa pese a no trabajar ni tener actividad laboral alguna. Al parecer, se dedicó a negocios tan turbios que cuando unos hampones franceses al servicio de la Gestapo alemana lo detuvieron por la calle llevaba consigo nada menos que las llaves de cuatro viviendas distintas, una de ellas confiscada a una familia judía, doce mil dólares en efectivo, una cantidad astronómica para aquel tiempo, un brillante de varios quilates y un pasaporte de un país sudamericano con un espacio en blanco para el nombre del titular.

Pasó más de dos meses en la prisión de Cherhe-Midi. Él hizo rodar la especie de que era por ayudar a un judío a escapar. Luego se descubrió que, al parecer, era al contrario y que entre sus fuentes de ingresos en ese París sometido destacaba el «cobrar grandes sumas a judíos fugitivos del nazismo para conducirles de modo clandestino de Perpiñán a Andorra. Pero estos no llegaban a su destino: eran asesinados en el Pirineo».

Más siniestro, por sus maneras torvas y repugnantes, es la figura del policía Pedro Urraca. El tipo fue trasladado a la embajada española en París en 1940 y desde allí se dedicó a la caza de prominentes figuras de la República, exiliadas en Francia. Así, con la ayuda del régimen de Vichy y de la policía alemana detuvo a Cipriano Rivas Cherif, el cuñado de Manuel Azaña, al socialista Julián Zugazagoitia y al expresidente de la Generalitat Lluis Companys. A los dos últimos los fusilaron nada más poner pie en España.

Los destinos de estos personajes se cruzan pero no se yuxtaponen pero al entrecruzarse permiten a Fernando Castillo dibujar un retrato coral del París ocupado, que se lee como una novela, y que resulta apreciado por su rigor y su valentía.

FICHA
Noche y niebla en el París ocupado
FERNANDO CASTILLO
FÓRCOLA
18,50 €

«Noche y niebla» es el nombre que recibió el decreto del mariscal Wilhelm Keitel, jefe del Estado Mayor alemán, que otorgaba cobertura administrativa a la desaparición de todos aquellos que eran considerados enemigos del Reich.
Share and Enjoy:
  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Google Bookmarks
  • RSS
  • Print
  • Digg

Artículos relacionados

Comente esta noticia

Aún no ha comentado nadie esta noticia. Sea el primero en hacerlo!

Comentarios a esta entrada no permitidos